Proteja a su hijo contra la gripe

Un proveedor de atención médica le pone una inyección a un niño. Una madre sostiene a su bebé en segundo plano.

Actualización para la temporada de gripe 2020-2021

La gripe (influenza) es causada por un virus de fácil transmisión, especialmente entre los niños de edad escolar o los que acuden a guarderías. El sistema inmunitario infantil no está tan desarrollado como el de un adulto. Esto significa que la gripe puede enfermar gravemente a los niños. Además, los niños que acuden a guarderías o a la escuela son muy propensos a llevar el virus a casa y contagiar a otros integrantes de la familia.

Debido a la pandemia de la COVID-19, los expertos recomiendan encarecidamente que se coloque la vacuna antigripal durante el 2020-2021 para protegerse y proteger a su familia y otras personas. Tanto los virus de la gripe como el virus que causa la COVID-19 se pueden propagar durante la temporada de la gripe. La vacuna antigripal ayuda a que haya recursos médicos disponibles para cuidar a las personas con COVID-19. Las personas que tienen un alto riesgo de complicaciones por la gripe también están en alto riesgo de sufrir problemas graves por la COVID-19, por lo que es importante tener la vacuna antigripal.

Síntomas de la gripe

Los síntomas de la gripe suelen aparecer rápidamente. Pueden ser los siguientes:

  • Fiebre

  • Dolor de cabeza

  • Sensación de mucho cansancio (agotamiento físico)

  • Tos seca

  • Dolor de garganta

  • Goteo nasal

  • Dolores musculares

Los niños pueden además sentir molestias estomacales y tener vómitos. Algunos síntomas, como el cansancio y la tos, pueden durar varias semanas.

Cómo proteger a su hijo

Estos consejos pueden ayudar a conservar la salud de su hijo:

  • Haga que su a hijo le administren la vacuna antigripal todos los años apenas esté disponible en su área de residencia. Esta es la mejor oportunidad que tiene su hijo de prevenir la gripe. Se recomienda colocar la vacuna antigripal todos los años a los bebés de 6 meses en adelante, los niños y los adolescentes.

  • Enséñele a su hijo a lavarse las manos con frecuencia y de la manera adecuada. Debe lavarse durante al menos 20 segundos. Si necesita una referencia de tiempo, el niño puede tararear la canción del “Cumpleaños feliz” de principio a fin, dos veces. Haga que se enjuague bien y se seque con una toalla limpia.

  • No permita que su hijo beba de los mismos recipientes ni use los mismos cubiertos que los demás. Tampoco le permita que comparta alimentos con otras personas.

  • Enseñe a su hijo a toser y estornudar sobre el pliegue del codo, en la manga o en un pañuelo de papel. Y enséñele a lavarse las manos después.

Si su hijo se enferma

  • Dele mucho líquido en forma de solución de electrolitos, agua, jugo y sopa.

  • Procure que el niño duerma lo suficiente.

  • Para evitar la transmisión de los microbios, haga que el niño se quede en casa por lo menos 24 horas después de que haya desaparecido la fiebre.

  • Para aliviar los síntomas, use las versiones pediátricas de medicamentos. Consulte con su proveedor de atención médica sobre los productos de venta libre antes de usarlos. Nota: No le dé medicamentos sin receta para la tos o la gripe a un niño menor de 6 años, a menos que el proveedor de atención médica del niño se lo indique. Nunca le dé medicamentos para adultos a un niño.

  • Hable con su farmacéutico si tiene alguna pregunta sobre los medicamentos de venta libre que puede darle a su hijo.

  • No le dé aspirinas. La aspirina puede producir el síndrome de Reye, un trastorno poco frecuente que puede dañar el cerebro y el hígado.

  • No le dé ibuprofeno a un bebé de 6 meses o menos.

  • Pregunte al proveedor de su hijo si le conviene usar medicamentos antivirales. Si los comienza a tomar dentro de los primeros 2 días de la aparición de los síntomas, es probable que tenga menos síntomas y se recupere más rápido.

Cuándo llamar al proveedor de atención médica de su hijo

Llame al proveedor de atención médica de su hijo si el niño, sin tener otra enfermedad, presenta cualquiera de estos signos o síntomas:

  • Fiebre (consulte “La fiebre y los niños”, a continuación).

  • Fiebre con sarpullido.

  • Convulsiones causadas por la fiebre.

  • Empeoramiento de los síntomas o aparición de síntomas nuevos, especialmente después de un período de mejoría.

  • Signos de deshidratación. Estas incluyen disminución de la cantidad de orina (los pañales de un bebé o niño pequeño no están tan empapados como de costumbre), resequedad en la boca, no producir lágrimas al llorar.

Cuándo llamar al 911

Llame al 911 si su hijo presenta lo siguiente:

  • Coloración azulada en la piel

  • Dificultades para despertarse o falta de atención

  • Vómitos intensos o continuos

La fiebre y los niños

Use un termómetro digital para tomar la temperatura de su hijo. No use un termómetro de mercurio. Hay termómetros digitales de distintos tipos y para usos diferentes. Entre ellos, se encuentran los siguientes:

  • En el recto (rectal). En los niños de menos de 3 años, la temperatura rectal es la más precisa.

  • En la frente (lóbulo temporal). Sirve para niños de 3 meses en adelante. Si un niño de menos de 3 meses tiene signos de estar enfermo, este tipo de termómetro se puede usar para una primera medición. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En el oído (timpánica). La temperatura en el oído es precisa a partir de los 6 meses de edad, no antes.

  • En la axila. Este es el método menos confiable, pero se puede usar para una primera medición a fin de revisar a un niño de cualquier edad que tiene signos de estar enfermo. Es posible que el proveedor quiera confirmar la fiebre tomando la temperatura en el recto.

  • En la boca (oral). No use el termómetro en la boca de su hijo hasta que tenga al menos 4 años.

Use el termómetro rectal con cuidado. Siga las instrucciones del fabricante del producto para usarlo adecuadamente. Colóquelo con cuidado. Etiquételo y asegúrese de no usarlo en la boca. Podría transmitir microbios de las heces. Si no se siente cómodo usando un termómetro rectal, pregunte al proveedor de atención médica qué otro tipo puede usar. Cuando hable con el proveedor de atención médica de la fiebre de su hijo, infórmele qué tipo de termómetro usó.

A continuación hay valores de referencia que lo ayudarán a saber si su hijo tiene fiebre. Es posible que el proveedor de atención médica de su hijo le dé valores diferentes. Siga las instrucciones específicas que le dé su proveedor.

Medición de temperatura en un bebé menor de 3 meses:

  • Primero, pregunte al proveedor de atención médica de su hijo cómo debe tomarle la temperatura.

  • En el recto o en la frente: 100.4 °F (38 °C) o más alta

  • En la axila: 99 °F (37.2 °C) o más alta

Medición de temperatura en un niño de 3 a 36 meses (3 años):

  • En el recto, la frente o el oído: 102 °F (38.9 °C) o más alta

  • En la axila: 101 °F (38.3 °C) o más alta

Llame al proveedor de atención médica en los siguientes casos:

  • Picos de fiebre reiterados de 104 °F (40 °C) o superior en un niño de cualquier edad

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior en un bebé de menos de 3 meses

  • Fiebre que dura más de 24 horas en un niño menor de 2 años

  • Fiebre que dura 3 días en un niño de 2 años o más

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.